jueves, diciembre 23, 2010

Anotaciones al margen del boom gastronómico peruano


Barrios Altos, octubre 2009, Foto d.A.

En el análisis del boom de la gastronomía local, debe haber varias constelaciones explicativas para el fenómeno. Se ofrece por esta razón, una degustación simple:

De entrada: El boom de la gastronomía peruana es un ancla de identidad no tradicional. ¡Por fin! El orgullo ya no se ubica solamente en el pasado precolombino (saludo a "Buscando un Inca" de Alberto Flores Galindo, que continúa siendo tan actual como cuando lo escribió) sino que, a través del reconocimiento internacional y especialmente por medio de la dinámica de los medios de comunicación que justamente dan cuenta de este reconocimiento internacional, la gastronomía local produce un consenso que permite a los "peruanos", compararse y posicionarse en el mundo de hoy. El boom gastronómico funge entonces de proveedor de coordenadas. Queda pendiente la mirada a la percepción y expectativas que genera este posicionamiento desde su dimensión simbólica.

De segundo: La gastronomía es una práctica indesligable de su producto final; los secretos del Chef lo son solo si el producto en su materialidad observable, asible, degustable y olfatible, es acompañado de gestos de admiración llevados a escena por testigos. Esta presencia física, en forma, sabores y colores, ejerce una fascinación natural en el ser humano y lo seduce irremediablemente. Las interpretaciones se sobreponen posteriormente al instinto. Queda entonces pendiente la mirada a la materialidad de la gastronomía.

De postre: Una mirada a los medios: cómo producen y reproducen el boom gastronómico, abre los ojos más allá de la impresión de un plato bien presentado. Chef que no aparece en televisión, que no gana medalla en concurso o festival, que no da talleres o conferencias, que no aparece en críticas y guías, o que no saca recetario a través del auspicio de una editorial o medio escrito, coleccionable o en edición especial: NO ES CHEF. Queda entonces pendiente la mirada a los intereses, intenciones, roles y funciones que la sociedad otorga a los medios de comunicación, o que estos se autoasignan.
Barrios Altos, octubre 2009, Foto d.A.
 
Falta solamente la sopa. Quizá porque en todo menú ejecutivo junior (es decir en su versión económica) uno puede escoger entre ésta o una entrada. O, como en los chifas, donde tenemos alternativas de wantan frito o sopa wantan
-