miércoles, mayo 28, 2014

Originalidad a toda costa o el ocaso de una cerveza de origen alemán

¿Qué pasa con la gente del marketing, con los asesores de imagen? Por qué han permitido que la palabra rápida, la que llama más la atención, con la que ellos saben jugar a veces magistralmente, se desvincule de su contenido de manera tan burda?

La millonaria campaña de la cerveza Löwenbräu que ha invadido la publicidad estática por todo Lima resalta como ventaja competitiva su relación con la tradición cervecera alemana. Desde 1383 escriben, de origen alemán dicen. Y si uno observa la etiqueta en la botella podremos leer que  "se caracteriza por su particular sabor a cebada y delicado amargor ya que se elabora a partir de una antigua receta de Alemania.

Hasta allí todo bien, y puede que para un amante de la cerveza ya sea suficiente razón para animarse a adquirirla y tomarla. Pero la cosa no se pinta tan fácil y deja un sabor que dista mucho de ser de un delicioso amargo.

Y tampoco es que mientan, para eso seguramente ejércitos de abogados deben haber revisado minuciosamente cada texto.
Pero: mientras que en Alemania toda cerveza que desee llamarse cerveza y quiere llevar la obligada frase "Gebraut nach deutschem Reinheitsgebot" (Elaborado según la ley alemana de pureza) no puede variar ni un ápice de lo que esta exige, es decir incluir nada más que agua, cebada malteada, lúpulo y extracto de lúpulo), la versión peruana de la Löwenbräu se toma varias licencias como nos muestra una mirada a su etiqueta, donde encontramos los siguientes ingredientes y aditivos: agua,cebada malteada, adjuntos cerverceros, lúpulo, color caramelo INS 15c, estabilizante INS 405 alginato de propilenglicol y antioxidante INS 224 metabisulfito de potasio.

Leemos en la botella también una frase en alemán que se parece a la que he mencionado antes, pero que no termina siendo igual: "Gebraut unter dem deutschen Originalrezept Münchner Brau-Tradition", que traducido vendría a ser: preparada bajo la receta alemana original en la tradición cervercera de Munich.  Y aunque también escriban en la botella que es "Ein Bier wie Bayern" es decir una cerveza como Bavaria, sé de todos mis amigos bávaros en el Perú que han podido leer la letra chiquita de esta nueva y verdaderamente original cerveza, que andan indignados. 1) porque en Alemania se vienen haciendo enormes esfuerzos hace muchísimos años para garantizar la pureza natural de su cerveza en tiempos de la industrialización global desbocada, 2) porque justamente Bavaria y Munich viven de esta tradición, y 3) porque seguramente nosotros estaríamos indignados si alguien osara hacer lo mismo con nuestro idolatrado pisco.

Queda entonces abierta la pregunta ¿por qué esa falta de creatividad, ese apuro y esa angurria? Que parece extenderse por toda nuestra sociedad, si miramos por ejemplo la creatividad invertida para pensar en formatos televisivos y darles originales nombres como "Esto es guerra", "Combate" y otros etc.

Dejo la pelota en cancha no solamente de los creativos sino también en la de aquellos que toman las decisiones finales en lo que respecta la imagen de una corporación.